Violencia de genero prostitutas prostitutas que quieren serlo

violencia de genero prostitutas prostitutas que quieren serlo

La policía te obligaba a tener fiolo. Lo que quería la policía era su cuota. Cuando le dije que no tenía fiolo me llevaron al Departamento de Moralidad. Fue en el 83, todavía estaba la dictadura, justo antes de que volviera la democracia. Y como no tenía un chulo ni pagaba la mordida, la policía se lo cobraba con la privación de mi libertad. Las mujeres que tenían proxeneta no eran detenidas. Yo nunca tuve fiolo.

Las que lo eligen son muy pocas y se supone que por ejemplo, las putas VIP lo eligen con total libertad pero eso no es verdad porque son esclavas de sus lujos y el producto de un capitalismo feroz que nos construye deseos consumistas innecesarios. En esa época, vivía presa la mayor parte del tiempo. Cuando traían a las prostituidas de los clubs privados, las whiskerías y los bares que tenían arreglos con la policía, esas mujeres se quedaban detenidas solo un par de horas.

Ni siquiera entraban al calabozo, les tomaban las huellas digitales hasta que llegaba el fiolo o el dueño del lugar, que pagaban una multa grande y se llevaban a las chicas de su club. La policía nos aleccionaba sobre las chicas que no eran como nosotras. Después tuve que hacer un trabajo interior muy fuerte para sacarme esa rabia. Me di cuenta de que ese encierro y esa discriminación nos enseñaban a odiar a las otras mujeres. Ellos lo fomentan con mucha crueldad.

Crean distintas categorías de putas. Y esas, le tienen que dar parte de lo que ganan a su fiolo …. Me compré el diario Clarín —a punto de cumplir 17 años- y encontré un aviso: Llamé y me citaron en una oficina de la calle Independencia, en Once. Me recibió un hombre. Le expliqué que necesitaba el trabajo de camarera, pero no tenía experiencia.

Me lo dio y me pagó el pasaje de avión. Al día siguiente, cuando llegué a Río Gallegos me esperaba otro señor con otro cartelito que decía lo mismo que la vez anterior: Me llevó a un bar, donde me recibió una mujer que hoy es una de las grandes traficantes de mujeres del sur de Argentina. En Santa Cruz la provincia a la que pertenece la ciudad de Río Gallegos hay cinco familias de fiolos que trafican mujeres, manejan toda la provincia y son millonarios gracias a la complicidad de los políticos de Argentina.

Por eso, el segundo libro que estoy escribiendo se llama Ni puta ni peronista. Se trataba del prostíbulo VIP de la ciudad en esos años y allí nos explotaban a 10 mujeres muy jovencitas, casi todas de 17 años como yo que veníamos de varias provincias.

Al poco tiempo de llegar me hicieron un bautismo: El bautismo se practicaba con cada puta nueva que llegaba a local. Se probaba toda la carne nueva. Esa noche se hacía buena caja y el local se cerraba para que se llevara a cabo el ritual.

Yo me escapé del prostíbulo, pero te juro que a día de hoy no recuerdo cómo lo hice. Hace dos años ayudé a una menor de 17 años que fue rescatada de uno de esos prostíbulos. Este hombre fue denunciado ante la Justicia, lo detuvieron y a las horas quedó en libertad. La cosa ha empeorado en Río Gallegos desde que fui prostituida allí. Ahora hay 80 prostíbulos, en una ciudad con apenas Por otro lado, el norte de Argentina es la cuna de las putas: Me veo otra vez en la calle.

Volví a esa plaza en el 87, cinco años después de que llegué a Buenos Aires. No sabía en qué día y año vivía… tu cabeza solo funciona para intentar sobrevivir. Arreglamos un precio y nos fuimos a un hotel. Y a muchas las matan porque se niegan a someterse a torturas o violencia extrema. El tipo me rompió la nariz y el tímpano, toda ensangrentada logré llegar a la puerta y la golpeé fuerte para que me escuchara el conserje.

Si no hubiese entrado a la habitación hoy no estaría viva. El conserje llamó a la policía pero la cosa quedó en una mordida que el prostituyente le dio a la policía.

Y a mí, en lugar de llevarme al hospital me metieron en un calabozo. Tuve que llegar hasta ahí para decir: Tuve que romper con la falsa imagen de la puta que va siempre sonriendo, comiéndose la vida en una puta esquina, con ese falso discurso: En esa noche negra me acuerdo que lloré, lloré y lloré; era un monstruo del llanto. Me acuerdo de que en casa había un espejo muy grande, cuando vuelvo en mí después de llorar y llorar durante horas, me veo frente al espejo y creo que fue la primera vez en mi vida que me vi a mí misma.

Esa noche no huí. Por primera vez en mi puta vida no huí, me quedé frente a ese espejo, y lo que me devolvió ese espejo no era la Sonia de 16 años que emigró para buscar un trabajo y progresar.

Tampoco me vi la mujer en situación de prostitución de la que hablan las feministas, ni la trabajadora sexual de la que hablan las trabajadoras sexuales que reclaman derechos laborales. Me vi la puta. La puta de todas y de todos. La puta de la sociedad y del Estado patriarcal. Necesitaba sacar esa palabra de mi cuerpo. Necesitaba decir en voz alta: Fue muy doloroso y por eso respeto y comprendo a las mujeres prostituidas que no se atreven a pronunciarla, a aquellas que dicen trabajo sexual y las que se refieren a las mujeres en situación de prostitución para no decirla… comprendo que rechacen la palabra puta.

Asumir la identidad de puta es lo que me permitió dejar de maquillar la violencia. A partir de entonces empecé a llamar a las cosas por su nombre y esa misma noche tiré a la basura todos mis disfraces de puta: Esa noche me pregunté: En la prostitución no se puede cultivar afectos. Todo es abuso, todo es comercio. No hay amistad, no hay amor. En la prostitución no hay afecto ni caricias ni abrazos. Hay manoseos y violencia. Cómo te vas a enamorar de alguien que te manosea, que te viola.

Que te paga para penetrarte como él quiere. Tu cuerpo es alquilado una y otra vez a tu fiolo. Si mi cuerpo no me pertenecía cuando era puta, yo debía recuperarlo, y recuperar significa conocer. Tuve que aprender a acariciar porque la puta no sabe acariciar. Se calcula que entre Es siempre un hombre. Al menos dos de cada diez españoles reconocen haber pagado por sexo. Muchos, pagan para acostarse con niñas.

No hay puta sin putero. Frivolizar de esa manera con la prostitución es una falta de respeto a las miles de mujeres que ejercen obligadas por un secuestrador o por una situación de emergencia económica o marginación social. Que después de limpiar escaleras te acuestas con quien te da la gana. Olvidan que los clientes no se escogen. Olvidan las palizas, la baja autoestima, las enfermedades de transmisión sexual, los embarazos no deseados y el estigma social.

Olvidan que cuando se cierra la puerta de la habitación eres una puta a solas con un putero. Entre y al menos 31 prostitutas fueron asesinadas en España. Nadie se acuerda de ellas en las estadísticas de los asesinatos machistas. Que en nombre de la libertad cierta izquierda se empieza a alinear con los intereses de los proxenetas. Que la propaganda prosexo que pretende empoderarse a través de la prostitución, esconde un preocupante síndrome de Estocolmo.

Que proteger a las prostitutas no es incompatible con desear el fin de la prostitución. En palabras de Amelia: Y que en realidad, todas podemos serlo mientras ellos quieran. Informes de oenejetas, universidades católicas y congreso de diputados. Ya veo de dónde viene tu información ya No digo que no haya abusos y problemas en la prostitución, sino q deberías hacer un esfuerzo por conocer en persona a estas mujeres para saber cómo es en realidad el mundo en el q viven y q es evidente q desconoces x completo.

Sempre m'ha semblant al. Es difícil que una prostituta se deje fotografiar para una entrevista. Se define como una trabajadora del sexo y miembro de Hetaira, una asociación para la defensa de los derechos de las prostitutas. Asegura que comenzó a ejercer su trabajo por decisión propia, hace doce años, recién llegada de Ecuador: Pero pronto comprobamos cómo podían ganar dinero dos mujeres bonitas'. Carolina es un ejemplo de prostitución ejercida libremente.

Hoy, en unas 'Jornadas de Pensamiento Crítico' celebradas en Leganés Madrid tres estudiosos del tema, alineados con la segunda opción, han expuesto sus argumentos. Su crítica va dirigida al 'Informe sobre la situación actual de la prostitución', realizado y presentado en el Congreso de los Diputados el pasado mes de mayo.

Violencia de genero prostitutas prostitutas que quieren serlo -

También creció la organización porque hoy por hoy hay otros medios donde las trabajadoras sexuales cuentan sus experiencias, algo que en el no existía. Algo no cuadra Desde hace un cierto tiempo y cada vez con mayor insistencia, en España se Por eso quiero que la regulen'. Es el segundo piso. En ese entorno, veía todos los días a mujeres que estaban sentadas en la plaza y me preguntaba: Graciela Atencio — Feminicidio. En mi memoria borrosa me veo entrando sola a un hotel de pasajeros y con un plato de comida caliente en la mano. Ellas llevan menos dinero que ellos y la mayoría de las veces solo tienen plata para pagar la entrada del boliche y no para pagar la jarra. Esa es toda la descripción que hacen en sus relatos judiciales. Y ahí empezamos un debate sobre cómo se hace el amor y terminamos haciendo un relato de cómo hacer el amor… Después les enseño cómo usar los preservativos, a las chicas les enseño cómo negociar, a que aprendan a tener sexo desde el cuidado y el placer. Es una activista por los derechos de las mujeres, en especial, de las prostitutas. Así describen el delito de un prostitutas em madri adiccion a las prostitutas.

Información mantenida y publicada en internet por la Secretaría Xeral da Igualdade. Pasar al contenido principal. Sugerencias y quejas Mapa del portal Accesibilidad Le atendemos. La frase "Rechazo que el poder de la mente tenga que ver con el sexo".

Violencia física Incluye cualquier acto de fuerza contra el cuerpo de la mujer, con resultado o riesgo de producir lesión física o daño: Violencia psicológica Incluye toda conducta, verbal o no verbal, que produzca en la mujer desvalorización o sufrimiento: Violencia sexual y abusos sexuales Incluyen cualquier acto de naturaleza sexual forzada por el agresor o no consentida por la mujer, y que abarcan la imposición, mediante la fuerza o con intimidación, de relaciones sexuales no consentidas, y el abuso sexual, con independencia de que el agresor guarde o no relación conjugal, de pareja, afectiva o de parentesco con la víctima.

Diferentes conceptos Cualquier tipo de violencia se fundamenta en una relación de poder dónde alguien trata de dominar a la otra persona por la fuerza, contra su voluntad; trata de obligarla a que haga lo que no desea, a que se ruegue y reconozca su inferioridad y dependencia con respecto a quien ejerce la violencia.

No es necesario que existan lazos familiares. Como repercute el maltrato en la salud de la mujer que la sufre Cuando frente a los repetitivos episodios de violencia, y considerando que la situación no va a cambiar, la mujer adopta una actitud pasiva por miedo y para evitar que se produzca una nueva agresión, incluso mayor, hacia ella o hacia sus seres queridos, estamos ante el "síndrome de la mujer maltratada".

Síntomas de reexperimentación de la situación vivida Evitación persistente de síntomas asociados con el trauma y limitación afectiva. Evitar todo menosprecio hacia aquellos chicos u hombres que no se adaptan al modelo de masculinidad dominante. Evitar todo menosprecio hacia aquellas chicas o mujeres que no se acomodan al modelo de feminidad dominante.

Por que a tantas mujeres le resulta difícil salir de una situación de violencia de género El maltrato es un proceso cíclico que se inicia poco a poco, como un goteo de pequeños episodios que parecen insignificantes pero que no lo son. No es verdad que A las mujeres le gusta el abuso sino marcharían.

El maltrato a las mujeres es algo raro y aislado. Sucede en familias de bajos ingresos y etnias. No hay manera de romper con las relaciones abusivas. Hombres adictos a las drogas, parados, con estrés en el trabajo… son violentos como efecto de su situación personal.

La violencia dentro de la casa es un asunto de la familia que no debe de salir del entorno. Los hombres son de naturaleza violenta. El hombre maltrata porque es un enfermo o un loco.

Maltratan porque pierden el control. Los hombres maltratadores lo hacen por consecuencia de haber sufrido malos tratos en la infancia. Tratamiento para la recuperación de las vitimas Es habitual que hasta que la mujer tome la decisión definitiva de salir de una relación violenta, pase por un período de reflexión e incluso manifieste varios intentos.

Información sobre la violencia de género, causas, origen, mitos, etc. Consejos ante una situación de maltrato Recuerda que ninguna mujer debe permanecer en una relación en la que no se sienta respetada como persona ni se le reconozca como igual. Plan de seguridad Cuando se produzca o creas que se pode producir una nueva agresión: Evita estar en lugares en los que el agresor pueda acceder a objetos peligrosos, como la cocina.

Permanece en una habitación fuera del alcance del agresor y próxima a la puerta de la calle con el fin de facilitarte la salida del domicilio. Cierra todas las entradas si el agresor salió del lugar. Piensa en el domicilio de alguna persona amiga o familiar donde refugiarte hasta que no exista riesgo y puedas regresar a tu domicilio. Teléfono de información a las mujeres: Tiene siempre a mano: Documento Nacional de Identidad tarjeta de residencia o pasaporte si eres extranjera.

Un juego de llaves de reserva del domicilio y del coche. Un juego de ropa para ti y tus hijos e hijas. Carta o tarjetas sanitarias. Contrato de compra-venta o arrendamiento de la vivienda. Denuncias e informes médicos de agresiones anteriores.

Documentos que acrediten los ingresos y los gastos familiares. Tu estado físico golpes, heridas, erosións, inchazones, etc. Tu estado anímico miedo, angustia, etc. La actitud del agresor. Si tras la ruptura sigues siendo acosada: Evita cualquier contacto con él. No aceptes nunca un encuentro a solas. Certificación de la orden de protección o de la medida cautelar, o testimonio o copia autenticada por la secretaria o secretario judicial de la propia orden de protección o de la medida cautelar.

Sentencia de cualquier orden jurisdiccional que declare que la mujer sufrió violencia en cualquiera de las modalidades definidas en esta ley. Certificación de los servicios de acogida de la Administración publica autonómica o local. Informe del ministerio fiscal que indique la existencia de indicios de violencia. Hoy por hoy no hay una diferencia entre trata, explotación laboral y trabajo sexual autónomo.

Nadie pregunta si la trabajadora quiere estar ahí o no. Se nos pone a todas en la misma bolsa, y así no se puede ayudar a quienes no quieren hacerlo.

Nosotras pedimos que caso por caso se vea resuelto. Que se le puedan dar oportunidades laborales reales a esas mujeres. Pero las complejidades que hay en esta actividad quedan simplificadas en abolir o penalizar al cliente. Reconocemos que hay cierta desigualdad, no en la prostitución sino en el sistema en el que vivimos.

Pero se sigue adjudicando todos los problemas sociales, culturales o económicos a la prostitución. Podríamos decir lo mismo de la empleada doméstica, una mujer pobre que limpia la casa de alguien rico, muchas veces en malas condiciones. Ahí se pidieron derechos laborales. Las pocas mujeres que toman servicio de trabajadores sexuales lo hacen con mucha culpa. Eso reproduce los mandatos culturales que indican que cuando la mujer siente placer siempre tiene que sentir humillación.

El sexo es algo que el hombre tiene ganado para su territorio y la mujer simplemente tiene que ceder y dar placer.

El hombre parece estar obligado a reforzar su sexualidad: Esa visión moral de la sexualidad hace que mucha gente se reconozca como abolicionista apelando al "asco". El asco no es un sentimiento legítimo para decir si un trabajo debe ser reconocido como tal o no.

Claramente con algunas cosas se generan diferencias. Creo que hay que traer al feminismo las voces de las verdaderas protagonistas. Hay otras feministas que hablan de prostitución y nunca se comieron un día en cana, no saben lo que es el estigma de ser puta. Eso de decir 'esta no puede hablar pobrecita, entonces yo hablo por ellas', es una actitud paternalista, maternalista.

Cuando caímos por primera vez al Encuentro de Mujeres, como lo hacen otros sindicatos, lo primero que nos dijeron es: Nos hacían un juicio de valores.

Nuestro trabajo no es indigno, indignas son las condiciones en las que trabajamos, como muchos otros sectores. Yo creo que, hoy por hoy, ser abolicionista es estar a favor de que la policía persiga a todas las mujeres que quieren ejercer el trabajo sexual bajo cualquier modalidad. Es decir, nadie puede abiertamente avalar ese delito aberrante. Tanto Georgina como yo podemos ser consideradas víctimas de trata. De hacho, muchas veces quedan registradas compañeras como víctimas rescatadas cuando en realidad eran trabajadoras autónomas trabajando en un departamento que la policía allanó.

La abolición nunca va a suceder. Las trabajadoras sexuales también queremos que la trata de personas no exista. Ni que se le tenga que entregar parte de las ganancias a un tercero. Es decir, estaban decidiendo sobre nosotras, pero sin nosotras.

Durante mucho tiempo estuvimos dando vueltas en ese discurso de que las trabajadoras sexuales tenemos que combatir la trata. Pero es como mucho ya, porque tenemos que luchar por nuestras condiciones laborales y también contra la trata.

Sin clientes no hay plata ríen. La verdad que eso fue toda una política de comunicación del anterior gobierno de intentar generar conciencia, que algunos sectores lo utilizaron para intentar penalizar al cliente de prostitución. Nosotras nos reunimos con ellos para decirles que era sumamente discriminatorio, que le estaban trabajando la culpa a los hombres con esos spots.

Los metían entre pausa y pausa en el medio de un mundial. Fue una jugada inteligente. Hay trata de personas en los talleres textiles y en los campos, donde trabajan pibes de seis años. La trata de personas existe porque hay una complicidad política, policial y judicial.

Muchas veces las abolicionistas difunden estudios en los que se afirma que bajó el trabajo sexual. Lo que hizo el gobierno es limpiar las calles. Muchas llegan diciendo "me quedé sin lugar de trabajo. Hoy, en , hay mujeres que van presas de uno a 60 días por ejercer en la calle. El trabajo sexual no es delito en Argentina, pero tampoco hay condiciones para realizarlo.

También creció la organización porque hoy por hoy hay otros medios donde las trabajadoras sexuales cuentan sus experiencias, algo que en el no existía. A nosotras nos escriben desde todo el país contando sus experiencias. Hay una necesidad imperiosa de contar para romper un poco el cerco del discurso abolicionista que predominó durante mucho tiempo en este país, y que hizo que mucha gente eligiera taparse, esconder su verdadera actividad.

Hay familias que lo aceptan y otras que no. Hay todo un estigma. El autónomo, en todas las modalidades que las mujeres decidan. De todas maneras, también es necesario revisar la legislación de cada provincia. Hoy en 12 de ellas tenemos prohibidos los cabarets. Share on Google Plus. Viernes 25 de Mayo de La "falsa sonrisa" de Verón, la "magia" del brujo Manuel y los consejos de Sabella: Mark Zuckerberg fue acusado de crear un "sistema malicioso y fraudulento" para lucrar con datos privados de los usuarios.

Amazon presentó en Argentina su plataforma educativa en español. Viajar en tiempos de likes: Anita Herbert, pura fibra.

violencia de genero prostitutas prostitutas que quieren serlo

0 thoughts on “Violencia de genero prostitutas prostitutas que quieren serlo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *